Por qué nos gusta asustarnos


Un psicoterapeuta llamado Luis Muiño nos cuenta el por qué nos gusta asustarnos, cuales son las sensaciones que nos genera en nuestro cuerpo y principalmente las reacciones que genera en nuestro cerebro todas esas series, novelas o películas de terror.

Asustarse

El terror es un genero que al 90% de las personas les genera placer, a nosotros particularmente nos gusta asustarnos y a lo largo de la historia desde la literatura gótica a finales del siglo XVIII se puede demostrar que existieron narraciones terroríficas que se han convertido en un fenómeno de masas. Los clásicos como Frankenstein, el Hombre lobo o Drácula fueron las principales narraciones durante décadas, en la actualidad existen series muy interesantes e impresionables como The Walking Dead o American Horror Story.

Literatura de Terror

Pero ¿qué es lo que produce que nos guste asustarnos? Nos gusta asustarnos porque existe una reacción que se produce llamada hiperactividad física. Otra de las razones se da en que quienes disfrutan realmente del miedo, reciben en su cerebro descargas de adrenalina y no la sensación de miedo. Con respecto a nuestra fisionomía, el mecanismo de alarma de nuestro cerebro se encuentra en la amígdala y ésta es la encargada de reaccionar ante las emociones sentidas.

Un experimento realizado por un profesor de psicología en los Estados Unidos de Norte América, ha podido demostrar que las personas que tienen dañada dicha zona (la amígdala), pueden recordar sensaciones negativas a ciertos estímulos o sucesos, pero son incapaces de sentir un efecto emocional.

Cuando se activa la amígdala por el miedo o por asustarnos, aumenta la tensión arterial y el metabolismo celular. También libera catecolaminas, que son un grupo de neurotransmisores donde está la dopamina y la adrenalina. Muchos psicólogos aseguran que el género Terror es sin duda un entretenimiento violento aceptado socialmente, donde las personas que lo disfrutan o lo ven activan sus hormonas extremas (testosterona, adrenalina, cortisol, etc), liberando sentimientos y consiguiendo sentir escalofríos y angustia.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *