Por qué los gatos siempre caen parados


¿Por qué los gatos siempre caen parados? Una de las preguntas que muchas personas se deben hacer, puesto que a éstos animales se les atribuyen dos cosas, que poseen una agilidad sin igual y que tienen 7 vidas, por supuesto la segunda es un dicho y no tienen nada de verdad pero la primera es algo que en ésta nota abordaremos y les contaremos las razones.

gato

Hoy vamos a hablar de los gatos, esas mascotas incomprendidas que los comparan con los perros pero son otra especie, otro tipo de animal y tienen otras conductas que quizás no sean las mejores para ser una mascota pero tienen lo suyo. Algo que los hace únicos es su extraordinaria agilidad, pueden saltar muy alto o meterse en lugares donde otros animales con similar tamaño no podrían, y por supuesto los gatos siempre caen parados, al contrario de las tostadas que siempre caen del lado untado.

El siempre es relativo, puesto que casi siempre caen de pie, en algunas ocasiones no les es posible pero seguramente no tengamos la suerte de verlos caer (nadie quiere verlos caer mal, no dejan de ser un animal querible). La agilidad de los gatos no pasa sólo por su movilidad y la capacidad de contorsionarse, sino que se debe a una serie de factores claves y propiedades físicas relevantes.

Según estudiosos nos han dicho que todo empieza en el oído interno del gato, en el sistema vestibular del mismo. El oído de los mamíferos es un factor clave para el equilibrio de los mismos, por lo que el sistema vestibular del oído del gato es capaz de reaccionar en una décima de segundo, logrando así posicionar su cabeza en la posición correcta (detectando el centro de gravedad y posicionándola en el lugar correcto), luego todo el cuerpo empieza a enderezarse para caer sobre sus patas y de esa forma logra burlar la “Ley de conservación de momento regular”.

Ley de rotación

Dicha ley nos dice que si un cuerpo está cayendo “de espaldas” al suelo no sería posible girar 180° para caer de frente, puesto que cae con una velocidad angular igual a cero, pero el gato si es capaz. Lo que hace el gato en décimas de segundo es estirar las patas traseras y contraer las delanteras, logrando que la masa se desvíe del centro y logrando una velocidad angular mínima. Al hacer eso logra una rotación total de su cuerpo y cae parado el gato.

Además, al caer arquea la espalda para tener mayor fricción con el aire y amortiguar la caída, también estira las patas y amortigua la caída con los músculos de sus cuatro extremidades. Existen datos registrados que ha sobrevivido un gato de una caída de un edificio de 32 pisos, algo que físicamente es anormal para cualquier otro ser vivo.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *