Por qué las Gárgolas tienen el aspecto que tienen


¿Por qué las Gárgolas tienen el aspecto que tienen? Las gárgolas son seres fantásticos que poseen un aspecto inquietante y muchas veces puede resultarnos terrorífico. A las mismas se las suele llamar “guardianes de la noche” y por lo general se las suele encontrar en lo alto de catedrales. Se suele decir que algunas noches las mismas cobran vida y merodean ciudades hasta el alba y luego con los primeros rayos del sol, vuelven a ser piedras. Aun así, muy pocos saben porque las mismas poseen dicho aspecto.

Por qué las Gárgolas tienen el aspecto que tienen

Sobre la forma de las gárgolas

La palabra gárgola procede del término en latín Gurgulio que significa hacer gárgaras. En Francia se las llama Gargoille (garganta), en Alemania wasserpeir (vomitador de agua) y en Holanda se las denomina waterspuwer (escupe agua). Todos estos términos pueden darnos una idea de la función que cumplen, es decir canalizar el agua que se acumula en los tejados.

Entonces las gárgolas son canaletas de piedra, que imitan el aspecto de seres maléficos de fabula como suelen serlo los dragones o demonios. Pero ¿Por qué las gárgolas poseen ese aspecto? Esto se debe a que las gárgolas están relacionadas con el auge de los bestiarios y tormentos del infierno. Durante la edad media, los sacerdotes aprovechaban la necesidad de desalojar el agua, para poder transmitir un mensaje a los laicos de que el mundo está poblado de seres demoníacos que te acechan y necesitas la protección de la iglesia.

Por qué las Gárgolas tienen el aspecto que tienen-

Además en esos años a las gárgolas se les atribuía poderes mágicos. Ya que se creía que estas imágenes monstruosas, podían ahuyentar a aquellos malos espíritus que pretendían ingresar a la iglesia. De esta manera los sacerdotes y los creyentes podían sentirse protegidos. De esta manera se podría explicar el porqué del aspecto espantoso de las gárgolas y la ubicación que tienen fuera del recinto sagrado.

 

Las gárgolas nunca se utilizaban en casas o en otras construcciones que no fueran catedrales o edificios religiosos. Luego en la época Gótica las gárgolas alcanzaron su máximo esplendor y en la actualidad los arquitectos incorporan figuras similares, también se las llama gárgolas, pero su función es únicamente ornamental.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *