Nuestro intelecto dependería de la estación del año


Una noticia muy curiosa es que nuestro intelecto dependería de la estación del año. Esto se traduce en que existe un momento del año, sea verano o invierno, primavera u otoño, donde pensamos con mayor claridad y tenemos las mejores ideas, pero por supuesto ésto fue estudiado y aquí conocerán un poco más sobre dicha noticia.

Estaciones del año

La estación del año afecta tanto a los animales como a los humanos, para los primeros se ven reflejadas las actitudes que toman como por ejemplo las épocas de reproducción o de hibernar, y para los humanos se puede notar que las estaciones afectan a nuestro estado de ánimo, a nuestro sistema inmune, a las hormonas que producimos y también a los neurotransmisores. Pero una investigación llevada a cabo en la Universidad de Lieja en Bélgica ha develado que nuestra capacidad de intelecto se ve afectada por el momento del año en que estemos, como también ha dicho que no nos afecta a todos por igual.

Las personas que padecen un trastorno afectivo estacional o en otras palabras, las que se deprimen durante ciertos meses del año, son aquellas que más padecen los efectos en el cerebro y en las capacidades intelectuales. Para llegar a la conclusión de que el intelecto depende de la estación del año, los investigadores liderados por Gilles Vandewalle, analizaron a 28 personas divididas en grupos iguales de hombres y mujeres, con una edad promedio de 21 años y en distintas épocas del año (entre mayo del 2010 y octubre del 2011).

capacidad intelectual

Los participantes pasaron días en los laboratorios, donde no sabían nada del mundo exterior, ni si llovía, ni si estaba soleado o si hacía frío o calor, en pocas palabras no tenían acceso al mundo exterior y eran sometidos a pruebas para prestar atención o recordar información a corto plazo, por supuesto con escáneres cerebrales.

Los estudios revelaron que prestar atención mejoraba en el solsticio de verano y empeoraba en invierno, en cambio retener información a corto plazo era afectado por el otoño (mejoraba) y por la primavera (empeoraba). De esa forma se pudo comprobar que de alguna manera las estaciones afectan a nuestro intelecto.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *