El misterio del foco que no se apaga hace 115 años


Por lo general una bombilla incandescente, ligera y que se calienta a través de un filamento de carbono posee un funcionamiento de unas 1000 o 2000 horas. Pero colgado del techo de una casa de California, aunque nadie pueda creerlo, hay una bombilla que lleva dando luz más de 100 años. Realmente el misterio del foco que no se apaga hace 115 años es increíble y queremos contarles un poco más sobre el mismo.

El misterio del foco que no se apaga hace 115 años

Misterio de la lampara que no se apaga

La bombilla de luz que no se apaga hace 115 años ha llamado la atención y la misma fue hallada por primera vez en la estación de bomberos de Livermore, California. Un diario local recogió una información de lo mas curioso y fue que dicha bombilla llevaba iluminando varias décadas.

Al parecer este foco que no se apaga hace un más de un siglo tiene su leyenda entre los bomberos. Nadie sabía de donde provenía y tampoco cuanto tiempo llevaba encendida con exactitud, pero descubrieron su procedencia y la misma era una bombilla de Shelby (compañía que compra General Electrics en el año 1914).

Lo que pudo descubrir un periodista llamado Mike Dunstan fue que dicha bombilla eléctrica centenaria, había sido comprada por un tipo que trabajaba en la primera compañía eléctrica de la ciudad, en el año 1890.

El misterio del foco que no se apaga hace 115 años-

El libro guiness en el año 1972 acudió a la estación de bomberos para poder confirmar que el foco centenario llevaba funcionando en la estación de bomberos al menos 71 años y a partir de allí dicha bombilla fue nombrada como la mas antigua del mundo.

Aún no se sabe porque la bombilla sigue funcionando y es todo  un misterio para muchos. Una profesora de física llamada Débora Katz, compró en el año 2007 una vieja bombilla eléctrica de Shelby y realizó una serie de experimentos para poder determinar porque el foco aún continúa emitiendo luz.

Según Katz la bombilla centenaria posee el mismo ancho del filamento de una moderna, es decir unos 0,08 milímetros y la profesora especula que el filamento de dicha bombilla es mucho mas grueso que una bombilla de las modernas y además las bombillas actuales utilizan filamentos de tungsteno mas delgados y por ende ofrecen mas luz. De unos 40 a 200 vatios y por lo tanto queman mucho más. Esto llevaría a la conclusión de que la bombilla eléctrica centenaria ofrecía menos energía pero duraría mucho más. Aún así mas de 100 años es descabellado pensarlo y finalmente la profesora quedó con mas dudas que certezas.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *