El Alcohol aumenta la posibilidad de insuficiencia cardíaca


Un reciente estudio realizado en la Universidad de California en San Francisco de los Estados Unidos de Norte América, ha revelado que el Alcohol aumenta la posibilidad de insuficiencia cardíaca en aquellas que abusan de él.

Alcohol en exceso

No hace falta ningún estudio para darse cuenta que cualquier cosa en exceso hace mal,  y más cuando estamos hablando de una droga legal que se encuentra en cada rincón del planeta llamada Alcohol. El Alcohol consumido en exceso aumenta la posibilidad de insuficiencia cardíaca y no solo en las personas mayores, sino que los más perjudicados son los jóvenes adultos, ya que tienen un 70% de posibilidades de sufrir dicha enfermedad.

Según dicho estudio, señala que los jóvenes son más susceptibles al daño producido por el exceso de alcohol por el hecho de que sus corazones al estar sanos y saludables, se encuentran desprotegidos, en cambio las personas más adultas, mayores, que poseen un corazón dañado o menos saludable, la toxicidad del alcohol repercute en menor medida y con menor impacto.

Daños del alcohol

Isaac Whitman es el jefe de dicha investigación y nos cuenta que se basaron en datos estadísticos realizados a más de 858.000 personas de entre 30 y 70 años de edad, que fueron pacientes tratados en california entre el año 2005 y el año 2009. Entre dichos pacientes, el 4% fue diagnosticado como bebedor excesivo, y el 12% fue diagnosticado con insuficiencia cardíaca.

exceso de alcohol

Si bien los datos estadísticos no determinan lo que nos puede suceder si somos bebedores excesivos, sí tendremos que tener cuidado con estos hechos que afectan a nuestra salud, y es importante que se haya publicado y presentado en la American Association en Orlando, porque muchas personas, incluso yo, pensaba que todavía soy joven y fuerte, puedo aprovechar a excederme, pero no es así y al contrario sería el más perjudicado si realmente fuera un bebedor en exceso, ya que el alcohol aumenta la posibilidad de contraer insuficiencia cardíaca en personas como yo, sanas, saludables y jóvenes.






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *