Curiosidades de la Edad Media


Hay muchas curiosidades de la Edad Media y si hablamos de aquella época sin dudas tenemos que mencionar a Reyes, sacerdotes, caballeros andantes y muchos otros sólidos pilares que han sabido sostener al continente europeo por más de un milenio. 

Curiosidades de la Edad Media

Datos curiosos del Medioevo

En aquellos tiempos de la Edad Media la religión y la guerra supieron convulsionar a las sociedades del momento hasta extremos realmente inimaginables y por ende hay muchísimos datos curiosos que tienes que tener en cuenta al hablar de dicha época y te contaremos cuales son los mismos.

Lo primero que puede llamar la atención de la época de la Edad Media es que para la vajilla y los cubiertos empleaban el estaño. Dicho metal, que se oxida con gran facilidad traía algunos inconvenientes ya que se producían muchos envenenamientos y además había casos de narcoplesia como si fueran simples resfrios.

También es sumamente curioso de la Edad Media que depositarán al difunto sobre la mesa de la cocina y luego continuaran su vida como si nada pasara. En si, el ser querido que había muerto, pasaba varios días allí. También se acostumbraba a  poner velas al rededor del cuerpo y allí velarlo.

Datos curiosos de la Edad Media-

Con respecto a la higiene hay varias cuestiones para mencionar de la época medieval. Toda una familia solía tomar el baño en una misma tina y por orden patriarcal. Es decir que primero tomaban el baño el padre y los hijos mayores y seguidamente lo hacían las mujeres de la casa. Lo más insólito de todo es la frecuencia con la que tomaban dichos baños. Si, aunque no puedas creerlo, los mismos tomaban dicho baño una vez al año.

El mal olor del cuerpo para los hombre medievales era moneda corriente y recurrian a enmascarar la suciedad a mil chapuzas como lo es cambiarse de ropa con regularidad, es decia una vez al mes o se abanicaban continuamente.

Realmente la Edad Media fue una época realmente curiosa para la humanidad y quizás hoy en día no podamos creer el estilo de vida que llevaban los mismos. Pero de gustos no hay nada escrito y no hay tampoco porque juzgarlos. Después de todo, en aquella época era normal comportarse de dicha manera.

 






Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *